declaimer

El Arbitraje

El Arbitraje

El Centro de Conciliación y Arbitraje de la Universidad Autónoma Latinoamericana de Medellín está autorizado desde su reconocimiento por el Ministerio de Justicia y del Derecho para administrar y desarrollar hasta la admisión de la demanda, la conformación de los Tribunales de Arbitraje.

De acuerdo con la ley 1563 de 2012 el arbitraje es un mecanismo alternativo de solución de conflictos mediante el cual las partes conceden competencia a los árbitros para la solución de controversias relativas a asuntos de libre disposición.

La controversia puede surgir en las entidades públicas por causas o con ocasión de la celebración, desarrollo, ejecución. Interpretación, terminación y liquidación de contratos estatales, incluyendo las consecuencias económicas de actos administrativos expedidos por el funcionario público en ejercicio de sus facultades.

La competencia para el arbitraje se concede mediante un pacto arbitral, el cual es un negocio jurídico, donde las partes acuerdan someter sus controversias a arbitraje, renunciando a hacer valer sus pretensiones ante la justicia ordinaria. El pacto puede consistir en un compromiso o en una cláusula compromisoria.

VENTAJAS DEL ARBITRAJE

Celeridad: La ley establece que el proceso deberá resolverse en un plazo máximo seis (6) meses, prorrogables hasta por seis meses contados desde la primera audiencia de trámite, razón por la cual quien acude a un arbitraje tiene la seguridad de que su controversia se resolverá en un tiempo corto y, por regla general, menor que si acudiera la justicia ordinaria.

Especialidad: Las partes podrán nombrar los árbitros especializados en el asunto de la controversia con el fin de que se resuelva la misma con base en ese conocimiento.

Imparcialidad: En virtud del cual se impone al tribunal tramitar y fallar el litigio, conforme a derecho, con neutralidad y sin privilegiar en su actuación a ninguna de las partes.

Idoneidad: En virtud del cual el proceso debe ser atendido por un Tribunal integrado por personas que cuentan con las calidades necesarias para ejercer adecuadamente sus funciones.

Validez: La decisión que se toma en el proceso arbitral es de obligatorio cumplimiento y presta mérito ejecutivo.

Oralidad: Por el cual el proceso se surte a través de audiencias.

Economía: Al ser un proceso que debe resolverse rápidamente, las partes no se verán afectados por la controversia por un prolongado lapso de tiempo.

Inmediación: Los árbitros y las partes están interrelacionados, lo que permite que el árbitro pueda conocer mejor la controversia. Así mismo, el árbitro decreta y practica directamente las pruebas, situación que le permite conocer desde un primer plano las situaciones fácticas que dieron origen a la controversia que se resuelve.

Phone: Teléfono: 511 21 99
Fax:
y CP de colonia
Número de casa